Keiko Fujimori calificó de indebida e irregular la filtración de declaraciones no corroboradas

Keiko Fujimori, lideresa del partido Fuerza Popular, se dirigió este domingo a la comunidad internacional para denunciar lo que considera una reiterada «afectación al debido proceso» que se sigue en su contra por los presuntos aportes de Odebrecht para su campaña presidencial.

Mediante una carta, la lideresa fujimorista señaló que en su caso “no se está buscando la verdad ni la justicia, sino imponer, por razones estrictamente políticas, una condena anticipada bajo el ropaje de ‘prisión preventiva’”.

Keiko Fujimori aseveró, entre otras denuncias, que los magistrados de la Corte Suprema a cargo de su casación se vieron sometidos a “presiones” que los obligaron a limitar a su defensa “a que solo pueda exponer su conformidad con 18 o 36 meses de prisión, como si pudiera ser correcto convalidar mi prisión”.

Además, aseguró que su proceso se ha caracterizado por la “filtración y manipulación de información reservada e incluso decretada por la propia fiscalía como secreta”.

También señaló “amedrentamiento a los administradores de justicia” y supuestas “dilaciones maliciosas en cada instancia del proceso”

Asimismo, calificó de “indebida e irregular” la filtración de “declaraciones no corroboradas” a horas de que se lleve a cabo la audiencia en la que el Tribunal Constitucional analizaría el hábeas corpus presentado a su favor.

Ello en referencia al testimonio de Jorge Yoshiyama Sasaki, sobrino del exjefe de campaña Jaime Yoshiyama Tanaka, quien habría asegurado que la lideresa de Fuerza Popular habría conocido los aportes de la empresa brasilera a su campaña presidencial.

“Un proceso como este burla la búsqueda de la verdad, para centrarse única y exclusivamente en el amedrentamiento y en el silenciamiento de una persona y un partido incómodo para el poder que actualmente rige en el país”, expresó Fujimori en su misiva.

“Soy una política de oposición privada de su libertad arbitrariamente en base a declaraciones no corroboradas y contradictorias, producto de decisiones judiciales dadas en un contexto de presión con el único afán de evitar mi libertad… Esto no es justicia, esto es persecución y amedrentamiento a los peruanos”, agregó.